Creación de un moodboard digital paso a paso 2021

Muy usado en trabajos creativos, un moodboard es una herramienta muy práctica para visualizar y definir cualquier proyecto. Seguramente te suena el término, pero ¿conoces en profundidad cómo funciona y cómo puede ayudarte? En este artículo ahondamos en esta práctica y te enseñamos cómo crear uno de forma fácil en versión digital.

Tabla de contenidos

¿Qué es un moodboard?

También llamado tablero de inspiración, es un conjunto de imágenes, materiales y texturas. Representa de forma visual la guía de estilo de una marca o producto. Este formato combina lo emocional y lo racional, ya que se transmiten sensaciones difíciles de explicar por otra vía.

Resulta muy útil realizarlo cuando ya hemos trabajado la estrategia y/o el branding del proyecto, justo antes de comenzar el desarrollo gráfico. Aunque también sirve en la fase de conceptualización como herramienta de design thinking.

En definitiva, un moodboard es una herramienta que te ayuda a visualizar y encaminar un proyecto, a tener claro cuál será su carácter y dirección de arte.


Partes de un moodboard

Color

Puedes incluir muestras de color directamente. Esta es la parte más emocional de todo el moodboard, ya que los colores envían sensaciones directas a nuestro cerebro. Si te interesa este tema, puedes profundizar en la psicología del color.

Imágenes

La mirada suele dirigirse a ellas, así que son un elemento muy importante dentro del moodboard. Como este es un material de trabajo interno, no debería haber problema en utilizar imágenes con derechos de autor. Vivimos en el mundo de la imagen, así que sabes bien dónde encontrarlas: Pinterest, Instagram, Google… Por supuesto, también puedes usar tus propias fotografías.

Texturas

Este componente es el gran olvidado en la mayoría de moodboards, sin embargo, incluirlo puede marcar una gran diferencia cualitativa en el resultado final. La manera más sencilla es pensar en materiales que reflejen el carácter del proyecto que estás trabajando y buscar imágenes de ese material. De esta manera obtendrás texturas interesantes. No las podrás tocar en el caso del moodboard digital, pero aportarán un extra sensorial muy interesante.

Tipografía

Nosotras solemos incluir imágenes que contienen tipografía en nuestros moodboards ya que los utilizamos sobretodo para trabajos de diseño gráfico. Esto nos ayuda a encaminar las decisiones tipográficas, probando y descartando varias opciones para enseñárselas al cliente. Si trabajas en otro ámbito creativo es posible que no te haga falta este componente, o bien que no controles demasiado su capacidad expresiva.


Cómo crear un moodboard digital paso a paso

Los grandes expertos del moodboarding siempre prefieren la creación de moodboards físicos, y no les falta razón. Poder tocar los materiales y ver la composición en directo resulta mucho más atractivo y la un extra de información al receptor.

Sin embargo, para la mayoría de personas es mucho más sencillo realizar moodboards digitales, ya que no necesitas tener a mano materiales y muestras reales (ni acumularlos en casa). Es más cómodo de montar y puedes enviarlo de inmediato a tu cliente o colaborador. Por este motivo, ahora sí, vamos a explicarte cómo puedes crear tu moodboard digital paso a paso.

1. El concepto

Lo primero de todo y lo más importante: tienes que tener una idea definida de lo que vas a hacer. El moodboard es una gran herramienta de pensamiento mediante el ensayo-error, y te ayudará a terminar de definir tus ideas. Aún así, es imprescindible que previamente hayas trabajado el concepto del proyecto que trabajarás, cuales son sus palabras clave, su orientación estratégica, público y funcionalidad. De esta manera será mucho más fácil acotar la dirección del moodboard y conseguir que el resultado sea coherente.

2. Elegir una plataforma o programa

Para realizar tu moodboard digital, necesitarás elegir un programa o plataforma digital que te lo permita. Aquí te dejamos algunas ideas:

Pinterest

La plataforma para guardar imágenes por excelencia. Encontrarás todo tipo de disciplinas creativas e imágenes inspiradoras de todo tipo. Puedes compartir un tablero secreto con más personas, por lo que resulta muy práctico para trabajar en equipo.

Moodboard digital Pinterest

Adobe Illustrator o Adobe InDesign

Programas profesionales de diseño, es necesario conocerlos y tener cierta práctica para poder usarlos. Ambos resultan la herramienta más completa para este y otros trabajos gráficos, pero no son para todo el mundo.

Canva

El «Illustrator para no diseñadores». Gracias a su popularidad y fácil uso, es un programa muy utilizado por aficionados y personas que necesitan generar gráficos de forma rápida y do it yourself. Cuenta con plantillas predefinidas que te lo ponen aún más fácil.

Miro

Esta es una herramienta muy interesante de design thinking con muchas plantillas de ejercicios para trabajar la estrategia de tu negocio desde varios puntos de vista. Su «infinite canvas» permite también crear moodboards.

Puedes combinar varias de estas herramientas e ir probando hasta que consigas encontrar la mejor para ti. En nuestro caso, utilizamos Pinterest para recoger referencias en equipo y a posteriori montamos la composición final en Illustrator.

3. Búsqueda de imágenes

Una vez tengas claro el concepto que vas a trabajar y la plataforma donde lo realizarás, ¡ha llegado el momento de ponerse en marcha!

Te dejamos algunas ideas para recoger material interesante. Piensa que tu alrededor está lleno de texturas y colores que pueden servirte, pero en este caso tendrás que fotografiarlos o escanearlos con buena calidad para poder usarlos en tu moodboard digital.

  • Pinterest
  • Google imágenes
  • Tumblr
  • Instagram
  • Tiendas de bricolaje
  • Tiendas de decoración
  • Catálogos
  • Revistas
  • Muestrarios de pintura y materiales
  • Plantas y minerales
  • Tejidos

4. Combinación y criba

Una vez tengas unas cuantas imágenes seleccionadas, puedes comenzar a colocarlas en el «tablero». Este paso es muy importante en la creación del moodboard, pues la colocación y selección final de imágenes puede mejorar o empeorar totalmente el resultado.

Tómate este punto como un proceso de prueba y error, coloca las imágenes, muévelas, cámbialas de sitio. Prueba distintas opciones hasta que el conjunto sea armonioso y coherente. A continuación te damos unos consejos a tener en cuenta:

  1. Juega con los tamaños.
  2. Puedes superponer imágenes, pero no te pases. Te recomendamos tener cuidado para que las imágenes principales no se anulen entre sí.
  3. Ten en cuenta los espacios negativos, es decir, los espacios que quedan entre elementos. Son muy importantes para conseguir una composición equilibrada.
  4. Puedes elegir varios colores, pero se recomienda restringir la gama a un máximo de tres, que pueden ampliarse con varios tonos.
  5. Utiliza tus palabras clave cuando selecciones las imágenes, te serán de gran ayuda.
  6. El formato puede ser vertical, horizontal o cuadrado, queda a tu elección. Ten en cuenta que según el formato de las imágenes que utilices quedará mejor uno u otro.
  7. Considera la posibilidad de que el fondo no sea blanco. Es el más común y funciona con casi todo, pero, según el proyecto, un fondo gris o negro puede aportar un extra.

Antes de dar por finalizado el moodboard siempre, ¡siempre!, elimina algo. Es normal que recopilemos imágenes que finalmente no entran en la composición final. Poner demasiadas cosas es un error muy común que acostumbra a bajar considerablemente la calidad del resultado final.

El moodboard es un proceso que te ayuda a cerrar ideas que tienes en mente, por lo que vamos a ir añadiendo y descartando sobre la marcha nuevas posibilidades. Mejor conciso y coherente que un caos de referencias que no guarden suficiente relación entre sí.

5. Exportación

Según las herramientas que hayas utilizado para su creación, la exportación se realizará de una forma u otra, pero acostumbra a ser un proceso similar en todos los programas.

La mejor forma de guardar un moodboard es en formato pdf o png de alta calidad (con una resolución por encima de 300dpi). De esta forma lo podrás guardar como archivo digital y también será apto para impresión. Otra opción es guardar dos pdf, uno de menos calidad para enviarlo cómodamente por email, y el de máxima calidad.

Te recomendamos que siempre conserves el archivo original editable por si quieres hacer cambios.


Aplicaciones prácticas

Uso personal

Puede ser de gran ayuda para definir un proyecto propio. Permite que te expreses de una manera muy fácil y al alcance de todos.

Herramienta de co-creación

Si trabajas en equipo, el moodboarding es una manera rápida de poner ideas y sensaciones en común, transmitiéndolas al resto sin necesidad de palabras. Muy útil sobretodo en ámbitos creativos, aunque puede aplicarse, con variaciones, para concertar casi cualquier propuesta.

Para tu cliente

Tal como nosotras lo utilizamos, nos sirve para acordar con el cliente una línea a seguir. Presentamos el moodboard y lo comentamos conjuntamente, de manera que cliente y profesional quedamos alineados. Esto puede ahorrarte muchas horas de modificaciones y malentendidos. Además, como es flexible, puede revisarse y ajustarse antes de dar con el resultado final.

Encargar al diseñador

Si tienes una empresa propia o estás pensando en emprender, no dudes en probar esta técnica. Te será muy útil para visualizar tus ideas, pero también para mostrarle a tu diseñador el espíritu y tono que tienes en mente. Esto le dará muchas pistas y podréis comentarlo juntos para acabar de definir qué línea gráfica tendrá tu empresa. Te aseguramos que facilitará mucho el trabajo de ambas partes.

¿Qué te ha parecido este mega post sobre moodboard? ¿Te interesaría que habláramos más sobre esta y otras herramientas creativas? Ahora te toca a ti probarlo. Verás que con la práctica los resultados serán cada vez mejores. Y sobre todo, ¡disfruta del proceso!

Deja un comentario