Desde que se descubrieron restos de mamuts en Viladecans (Barcelona), se han convertido en símbolo de esta ciudad. El juego familiar Mamuts está pensado para descubrir el patrimonio cultural de Viladecans a través de este animal. Se trata de descifrar los acertijos que hay en el plano para encontrar los mamuts de colores escondidos.

Año:
2019

Cliente:

Ajuntament de Viladecans

Reto

El departamento de turismo de Viladecans buscaba dinamizar el centro de la ciudad, su comercio y su patrimonio histórico. Esta visión encaja con su reciente rebranding y el nuevo discurso de ciudad: sostenibilidad, tradición y comercio local.

 

La forma de hacerlo se plantaba en forma de juego interactivo, que tenía que incluir tanto público local como el turismo, cada vez más relevante en Viladecans.

Solución

El logotipo se ha convertido ya en un nuevo símbolo para la ciudad. Gracias a la elaboración de cuatro planos, uno por cada estación del año, el juego tiene una larga vida por delante para que el público familiar, tanto local como extranjero, siga jugando por mucho tiempo, descubriendo el patrimonio de la ciudad y su eje comercial local.

 

Nos encargamos de la identidad, el diseño del plano ilustrado y la producción de las placas identificativas que se esconden por toda la ciudad. Un código QR permite obtener más información sobre el enclave histórico. Trabajamos junto a KuanUm! para las tareas de documentación y desarrollo del juego.

 

 

Gamificación cultural de una ciudad